Graduado de la UTNBA participó de la creación de Activá Inclusión

Incluyeme.com, compañía del Ing. Gabriel Marcolongo, junto con otras dos empresas, creó un espacio para empresas que buscan incluir personas con discapacidad para potenciar su capacidad de impacto social.

El pasado 3 de diciembre, en el marco del Día de la Discapacidad, Incluyeme.com inauguró Activá Inclusión, un espacio exclusivo para empresas que buscan herramientas para potenciar su capacidad de impacto social, que les permitirá incluir a personas con discapacidad.
“Activá Inclusión fue una iniciativa que lanzamos en conjunto con otras dos organizaciones, En Buenas Manos y Libertate Empresa Social de Inclusión, que trabajan también en el campo de la discapacidad. También participaron más de veinte empresas, como MercadoLibre y Cencosud, entre otras, cada una con una realidad y problemática completamente distinta”, explicó el Ing. Gabriel Marcolongo, CEO de Incluyeme.com
“La intención -continuó- fue crear un espacio exclusivo donde podamos ayudar a las empresas, a través de talleres. Queremos encarar el 2019 solamente con la voluntad de las empresas y de ahí llevarlas a que puedan trazar planes concretos y convertirlos en realidad”.
Incluyeme.com logra, en promedio, que todos los años unas 500 personas con discapacidad se inserten en el mercado laboral. La intención es que a partir de Activá Inclusión se alcancen las 800, a partir del 2019.
La firma que dirige Marcolongo se creó a raíz de la detección de la alta tasa de desempleo que sufren las personas con discapacidad en América Latina. Tres de cada cuatro individuos que tienen alguna incapacidad se encuentran fuera del mercado laboral, lo que significa más de treinta millones de personas que no pueden acceder a un empleo.
Incluyeme.com inició su actividad entrevistando gente con distintas discapacidades para saber cómo hacían para conseguir trabajo. A partir de ese trabajo descubrió que “lo primero que hacía el entrevistador era centrarse en la discapacidad visible del postulante en lugar de en sus capacidades. De esta forma la cita duraba cinco minutos en vez de una hora”.
También se reunieron con empresas con programas de inclusión. Éstas expresaron lo difícil que era llegar al talento de la persona con discapacidad y el tiempo que les tomaba cubrir las vacantes.
“Lo que hicimos fue crear un lugar donde la voluntad de trabajar de una persona con discapacidad y la voluntad de contratar empleados diversos puedan encontrarse”, expresó Marcolongo.
La empresa tiene presencia en Argentina, Chile, Perú, México, Colombia y Paraguay, y en cada uno de esos países es la mayor base de datos de personas con discapacidad que busca trabajo. “Estamos trabajando con más de 400 empresas que lo que hacen es buscar talento, no hacer caridad. Logramos que más de 1900 personas consigan empleo”, expresó el CEO de Incluyeme.com.
Respecto a la posición del país en políticas de inclusión, Marcolongo concluyó que el principal problema “es que en Argentina trabajamos en un modo de supervivencia. La mentalidad suele estar puesta en que la empresa siga a flote más que en ver cómo se pueden aplicar prácticas de inclusión. También hay falencias en el sector académico, ya que no forma suficientes personas con discapacidad como las que requiere el mercado laboral. Lo primero que tenemos que hacer los argentinos es cambiar la cabeza”.
Fotografía: Cortesía de Samsung.

AYUDANOS A COMPARTIR ESTE CONTENIDO