Petrucci: “estudiar Ingeniería me marcó toda la vida”

El graduado de la Facultad tiene su propia empresa metalúrgica y es presidente de la Federación Argentina de Ajedrez.

Publicada el 12 de octubre de 2018. Categorías: Graduados, Institucional, Todas las noticias. Etiquetas: ajedrez, FADA, graduado.

El Ing. Mario Petrucci, presidente de la Federación Argentina de Ajedrez (FADA), ingresó a la UTN Buenos Aires casi por casualidad: lo convencieron sus compañeros de colegio. Cursó en una escuela técnica nocturna durante 7 años mientras trabajaba todos los días en una matricera. Su objetivo era recibirse de técnico mecánico, título que consideraba una hazaña. Tenía buen promedio, pero no contemplaba la posibilidad de seguir estudiando.

Durante el último año de colegio sus compañeros habían decidido anotarse y lo convencieron de que él también lo hiciera. “Tenía la idea de que en las Universidades había que pagar, que se gastaba mucho dinero en libros  y que era imposible estudiar si trabajabas. Pero cuando me contaron que era gratis dije me anoto y después vemos que pasa”, recordó Petrucci.

Fue el primer integrante de su familia, que venía de un pequeño pueblo de Italia, en recibirse de Ingeniero y eso fue “un orgullo y un mérito de por vida que nadie me lo iba a sacar. Uno hace el sacrificio 6 años pero es ingeniero toda la vida”.

“Estudiar ingeniería -agregó- me marcó para toda la vida. Siempre tuve el orgullo de ser ingeniero y de haberme recibido sin tener nunca que dar un final en marzo”.

Primero eligió la carrera de Ingeniería Mecánica, pero más tarde se pasó a  Metalúrgica. Era una carrera chica, con pocos alumnos, que rápidamente se convirtió en una gran familia.

Durante 5 años fue ayudante en la asignatura Mecánica de los Fluidos.  Después comenzó a dar clases en la Facultad, algo que hizo durante 18 años.

De sus años de estudiante, el presidente de la FADA, guarda muchos recuerdos: “mis compañeros eran como yo. Hicimos un grupo y nos recibimos todos juntos el mismo día. Después se dejó de dictar la carrera, así que los metalúrgicos que hay fueron profesores, compañeros o alumnos míos, estamos todos vinculados y muchos de ellos trabajan conmigo en mi empresa”.

“Me recibí de metalúrgico, trabajo de eso y tengo una empresa que se dedica a eso. Cada vez que paso por Medrano se me pone la piel de gallina, porque debo todo lo que soy a la UTNBA”, expresó el Ing. Petrucci.

“Estar un rato aunque sea en la universidad te cambia la cabeza, y más si estudiás ingeniería. Es una carrera que te da salida laboral, prestigio social y orgullo familiar”, destacó.

Jugar en serio

Su otra pasión, el ajedrez, también tuvo un comienzo fortuito. Empezó a jugarlo en 4º grado, en la escuela pública de su barrio. “Un chico que venía de Capital se mudó al barrio. Como le gustaba jugar, pero no tenía con quien, nos explicó a nosotros. Después estuve en un grupo parroquial del barrio y comencé a participar de torneos cuando llovía”, rememoró quien hoy es la máxima autoridad de la FADA.

En la Facultad jugaba con sus compañeros, entre los exámenes o cuando se iban de vacaciones como mochileros. Siempre había un tablero junto con una pelota y un disco de Spinetta.

En su barrio, Villa Martelli, había un club muy famoso, por el que pasaba siempre de joven. Cuando tuvo su hijo quiso que practicara ajedrez, pero el club estaba cerrado: “nos juntamos con vecinos y amigos y lo abrimos otra vez. Lo transformamos en lo que hoy es el club de ajedrez más grande del mundo: el Círculo de Ajedrez de Villa Martelli. Hemos ganado 25 títulos a nivel oficial de Liga Nacional. Ningún deporte en Vicente López tiene ese record”.

El Club ha recibido la visita de grandes maestros como Anatoly Karpov, Garri Kasparov y Judith Polgar, entre otros. Es, además, el edificio más grande del mundo dedicado al ajedrez. Tiene una escuela de ajedrez en el barrio, una de matemática y una de robótica, totalmente gratuita para los chicos.

Sobre su llegada a la Federación, Petrucci recordó que ésta “había quedado en bancarrota y estaba intervenida. Entonces hicimos una coalición nacional para revertir esto y me votaron por unanimidad. Yo ya era presidente de la Liga Nacional de Ajedrez y eso me ayudó políticamente para conseguir los votos necesarios”.

La gestión comenzó con muchas dificultades con la Inspección General de Justicia (IGJ), con los jugadores profesionales. “Pero con trabajo transparente logramos saldar las deudas nacionales e internacionales, los juicios y los jugadores, y ahora está pasando un momento muy bueno”, aseguró.

El domingo 23 de septiembre, el equipo olímpico, encabezado por Petrucci, voló a Batumi, Georgia, para participar de la Olimpíada de Ajedrez. Argentina finalizó en la posición 41 en la categoría Open y 45, en la femenina. “Viajó la delegación completa, con técnicos, delegados, capitanes, con todos los pasajes pagos, la indumentaria deportiva. Esto nunca había sucedido en el ajedrez, y sucedió gracias a la gestión. Todo esto impulsado por lo que habíamos hecho en Villa Martelli”, sostuvo el Presidente de la FADA.

El ajedrez supo ser el segundo deporte más practicado en Argentina detrás del fútbol, y hoy está en tercer lugar, superado por el running. “Soy miembro del Comité Olímpico Argentino, y veo todas las notas que genera la prensa. Estamos muy delante de otros deportes que la gente ni sabe cómo se llaman o que no tienen cobertura siquiera”.

Para dimensionar lo que significa el ajedrez en argentina, el Ingeniero Petrucci usó una anécdota que incluyó a Karpov, uno de los más grandes ajedrecistas de la historia. En una de sus vistas a Villa Martelli le preguntaron qué países tenían cultura de ajedrez. Y además de Rusia, mencionó a España, Francia, Cuba y Argentina: “A la semana siguiente lo fui a buscar al hotel, y cuando íbamos en el taxi, el conductor se dio vuelta y me preguntó si ese no era un ajedrecista famoso. Karpov me miró y me dijo: ‘eso es tener cultura de ajedrez. En ningún otro país del mundo me reconocería un taxista’”.

El Ajedrez tiene 75 federaciones en las 24 provincias. Hay un tablero en la Quiaca y uno en la Base Marambio. “Estoy muy conforme con la percepción que tiene el ajedrez en la comunidad, porque se lo vincula con algo sano, con algo bueno. Si un chico juega al ajedrez los padres lo dicen con orgullo”, expresó.

Fuente foto: FADA
 
 
 
 

AYUDANOS A COMPARTIR ESTE CONTENIDO