Ingeniero Mecánico destacado dio discurso de bienvenida a nuevos graduados de la UTNBA

Felicitó al abanderado y los escoltas por el esfuerzo, la dedicación y el compromiso y atribuyó su éxito a haber estudiado Ingeniería en la UTNBA.

A continuación, compartimos el discurso que brindó a los jóvenes profesionales:

“Buenas tardes a todos.

En principio quiero agradecer a los miembros de mi querida Universidad por permitirme dar unas palabras a los nuevos graduados.

También quiero saludar especialmente al Decano, Ingeniero Guillermo Oliveto, a quien conozco hace más de treinta años, cuando ambos éramos jóvenes estudiantes. Es para mí una gran alegría que alguien con las virtudes de Guillermo esté en esa posición.

Siempre quise ser Ingeniero. Desde muy chico sentí una gran curiosidad por cómo funcionaban las cosas. Esta sed inagotable de conocimiento fue la que me trajo hasta aquí. Y si volviera a mis 18 años y tuviese que elegir nuevamente una carrera universitaria, sin duda alguna mi elección sería Ingeniería. También, sin cuestionamiento alguno, sería en esta Facultad.

Pese a que me costó un gran esfuerzo recibirme, que durante muchos años casi no disfruté de un fin de semana completo, volvería a elegir Ingeniería, y en la UTN.

Si bien hoy no trabajo de Ingeniero en el sentido estricto, ya que presido una empresa que produce autopartes para varias terminales automotrices, presido la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), que es la asociación de autopartistas, soy vocal de la Unión Industrial Argentina, y desde hace unos pocos meses también presido el IRAM, pienso como Ingeniero desde que me despierto hasta que me duermo. Es más, creo que puedo hacer todo esto porque soy Ingeniero, y sobre todo porque como me gusta decir, porque soy Ingeniero de la UTN.

La sólida formación que recibí en esta casa es la que me ha permitido encarar todos estos desafíos profesionales. Siempre digo que los Ingenieros podemos aprender cualquier cosa que nos propongamos. No sólo por la gran base físico matemática y por la capacidad de razonamiento que desarrollamos durante la carrera. La perseverancia, la capacidad de superar obstáculos, el no rendirse nunca, también son virtudes que se desarrollan durante la cursada y que son imprescindibles para ser Ingeniero.

Quiero aprovechar esta oportunidad para contarles algo personal: además de la pasión por mi profesión, llevo también desde muy chico la pasión por el deporte. Amo correr, y especialmente correr maratón. El desafío que implica recorrer los 42Km 195m de esa prueba es una metáfora perfecta de la carrera de Ingeniería. Durante el recorrido de ambas, muchas veces te preguntás qué estás haciendo ahí, por qué no elegiste algo más fácil. Muchas veces la mente te dice abandoná que no tiene sentido tanto esfuerzo. Y cuando creés que no podés más, sacás fuerzas de no sé donde, y seguís. Seguís hasta terminar. Y cuando terminás, no lo podés creer. No podés creer que lo hiciste. Y esa satisfacción, y ese orgullo, lo llevás con vos toda la vida. Esa capacidad de superarse queda marcada a fuego en el corazón y te va a servir hasta el último de tus días.

Para finalizar, quiero felicitar especialmente al abanderado y a sus escoltas. Como si fuese poco complejo finalizar la carrera de Ingeniería, ellos lo han hecho con excelentes notas, lo que es muestra de dedicación, esfuerzo y compromiso. Apenas puedo imaginar todo lo que han tenido que resignar para estar en ese lugar. Toda mi admiración para ellos.

Queridos graduados, les deseo el mayor de los éxitos en su vida personal y profesional”.

AYUDANOS A COMPARTIR ESTE CONTENIDO